Testimonios


Testimonios

Os dejo algunos de los testimonios que me han hecho el honor de enviarme,
algunas de las personas que han trabajado conmigo
y las que lo siguen haciendo.

 

Gracias a tod@s y un abrazo,

SONIA PASCUAL
Coach emocional

 

Amparo.  Logroño,  49 años.  Administradora de empresa.
“Hola!!

Sin saber como, mi vida llego a un punto en el que me sentía perdida e incapaz de tomar la mas mínima decisión. Buscando consejo en todo el mundo sobre que hacer…….

Buscando la mejor ayuda para salir de esa situación encontré la pagina de “Tu cita perfecta”, y a Sonia Pascual.  Ella me ha dirigido y me ha ayudado a sacar de nuevo lo mejor de mi.

Ahora me siento mas segura de mi misma y de mi capacidad, sabiendo y conociendo mis limites, aunque teniendo claro lo que valgo, lo que se hacer y lo que tengo ganas de aprender.

Muchas veces no es fácil el trabajo que hay que hacer y Sonia siempre esta ahí, a tu lado para apoyarte, cree mas en mi que lo que yo misma creia.  Me ha enseñado a valorarme y a quererme, a respetarme, a tener un pensamiento positivo, a poner limites a los demás y a mi misma también.

Con nuestro trabajo he encontrado de nuevo mi sueño (que se había escondido), y las ganas de convertirlo en realidad.  Y sobre todo a decidir con libertad sobre mi vida:
La decisión va a ser en mi beneficio, y en el beneficio de mi familia, porque se puede y se debe avanzar en la vida y no quedarse esperando a que las cosas ocurran solas.

Os animo a contactar con ella.  Es una persona que sabe escuchar y comprender, te dirige sin que te des apenas cuenta, te habla de obtener resultados que llegan, de verdad, y sin esperarlos.  Para mi una estupenda entrenadora, y esta inversión, la mejor que he hecho nunca: invertir en mí.

Sonia, gracias por tu trabajo y por enseñarme a creer en mi.”

Ima.  Bilbao,  43 años.  Camarera.
“Hola, soy una mujer de Bilbao que está realizando un programa de mentoring con Sonia.

Hace unos 4 años, mi marido tuvo un accidente y me quedé viuda. Desde ese momento me encerré en mí misma y me centré en trabajar y en cuidar a mi hijo.  Me descolgué totalmente de la vida y de la sociedad.   Hace un par de años, me dí cuenta de lo que había echo y de que no estaba feliz de esa manera.   Intenté volver a salir y me di cuenta de que cuando te aíslas del mundo, el mundo se olvida de ti.   Había entrado en una inercia de comportamientos y aislamiento que los demás habían asumido como normales y de los que no sabía como salir.  Pensé en conseguir amigos, aunque no sabía como, en conseguir pareja y lo mismo.

Me sentía tan mal que empecé a encerrarme de nuevo en mí misma aunque esta vez porque estaba tan frustrada e impotente con la situación que no sabía que hacer.  Un día vi en la tele una entrevista con Sonia y me dije a mí misma ¿porqué no?

Hablé con Sonia para lo de las citas rápidas, para conseguir una pareja con la que seguir con mi vida…..no lo he echo todavía….lo que si estoy haciendo es mejor.  Me ha descubierto una parte de mi vida y mi personalidad en la que no me había fijado nunca.

Cuando empecé las sesiones, buscaba un hombre para llenar mi vida porque era la única salida que veía. Después de 6 meses busco a alguien con el que compartir mi vida.   Me he dado cuenta de que mi vida es más de lo que yo creía y que me lo estaba perdiendo.

Cuando van pasando las sesiones y tratamos temas nuevos me hace darme cuenta de que primero tengo que conocerme a mí misma, sanar las heridas y ver que es lo que quiero de verdad en mi vida.  Estoy empezando a escucharme y a hablar conmigo misma, algo que no había echo nunca. Comienzo a darme cuenta de que tengo un potencial como persona que no había tenido en cuenta y que usarlo me hace feliz.

Como somos personas diferentes y únicas, cada persona tiene sus problemas o sus retos.  Los míos tienen que ver con el trato con la gente y como relacionarme con ellos.  Si me hubierais preguntado hace 6 meses os habría dicho que era imposible que a día de hoy ya tenga alcanzadas varias metas.  Estoy participando en un grupo de teatro que me está ayudando a volver a hablar con la gente y a soltarme, además de a pasar un montón de tardes divertidas.  Vuelvo a mirar a la gente a los ojos y a tener pequeñas conversaciones que antes ni me habría atrevido. Y lo mejor de todo, vuelvo a sonreír, hasta me está saliendo un hoyuelo en la cara que ni sabía que tenía.

Sonia es la persona que está consiguiendo que empiece a moverme y a pensar en un futuro posible.  A pensar que soy una persona válida y no un complemento de otra.  A volver a disfrutar de la vida en las pequeñas cosas y a olvidarme de lo difícil que es subir una gran escalera si me centro en un peldaño cada vez.

Tengo días buenos y malos, no lo niego, queda todavía trabajo.  Aunque el tenerla ahí todos los días apoyándome o empujándome cuando lo necesito me ayuda a no rajarme.  Es un recordatorio diario de que si no tiro la toalla me puedo convertir en una persona feliz que está a gusto con su vida.  Y si además consigo esa pareja con la que compartirla pues todavía mejor. Porque es un trabajo diario, no vale con hacerlo un día, ya que las cosas que realmente valen la pena necesitan un gran esfuerzo para conseguirlas.  Y el premio merece la pena.

Muchas gracias Sonia por el trabajo que estas haciendo conmigo. Un saludo a todos.”

Rubén.  Pamplona.  29 años.  Mando intermedio de empresa.
“A mi me gustó mucho una frase que me dijiste… Rubén, no voy a dejar que te vengas abajo!
Yo acudí a Sonia tras un episodio de estrés laboral continuado.  Cada día de trabajo aparecía como interminable, no tenía motivación, todo lo veía mal.  Sonia, enseguida, visualizo mi problema:  no había puesto límites.  Me enseño a pensar primero en mi, a regar todos los días mi autoestima, a perseverar, a poner limites a lo que no quiero hacer.  Todo ello bajo una postura de acercamiento a mi empresa, de dar oportunidad al cambio, lejos de la postura a la defensiva que yo tenía.  A día de hoy puedo decir que entro y salgo del trabajo satisfecho conmigo mismo y con una sonrisa en la cara”.

Gorka.  Pamplona.  37 años.  Directivo de empresa.
“Para mi destaca de ti en primer lugar la persona, por la cercanía, naturalidad y sensación de que se puede confiar en ti para poder abrirnos.  Y en segundo lugar  y no menos importante por lo que se trata, la profesional:  el dar en la tecla que nos hace descubrir y redescubrirnos a nosotros mismos para trabajar y mejorar nuestras aptitudes y actitudes en aras a acercarnos a la felicidad y a una vida más plena, solo es posible con alguien que sabe de lo que habla y que sabe llegar hasta dar con esa tecla y ponernos en el camino.  Y esa eres tú.  Además de predicar con el ejemplo…”

Iosu.  Pamplona.  39 años.  Gerente de empresa.
“Sonia es inteligente, simpática, agradable, observadora y perspicaz.  Me ha ayudado a ver que lo importante no es lo que nos rodea y pasa en el exterior, sino que es uno mismo el protagonista de su vida y de cómo la quiere vivir”.

Jone.  Pamplona.  33 años.  Mando intermedio de empresa.
“Tus cualidades son tu cercanía, positividad y perseverancia que han sido de gran ejemplo y me has acompañado como una gran amiga en mi camino al cambio.  Te lo agradezco mucho.  Para mi, haber contado con tu ayuda y experiencia supuso una nueva visión, un cambio de perspectiva y me abriste los ojos a la positividad.
Eres una gran persona Sonia, nada ni nadie podrá tumbar tu gran vocación”.

Irantzu.  Bilbao.  43 años.  Encargada de departamento.
“Cuando te conocí y me explicaste cuál era tu trabajo, he de reconocer que era totalmente escéptica sobre tu labor.  De hecho tuve que pensarlo y meditar antes de decidirme a probar.  Lo que más me llamaba la atención era la fe en mi que transmitías cuando apenas me conocías.  Ahora que llevo un tiempo trabajando contigo, puedo decirte que tengo una voz interior día a día más fuerte y clara, así como una actitud más abierta y positiva.  No es un camino fácil aunque siempre consigues ver algo positivo incluso en aquellos ejercicios que me cuestan.  Puedo decirte que tienes la capacidad de ver en mi cosas en las que yo no confiaba y poco a poco las estas consiguiendo reforzar.  Puedo resaltar tu confianza en las potencialidades, que yo no veía y tu apoyo constante”.

Victor.  San Sebastián.  44 años.  Gerente de empresa.
“Estoy realizando los impactos diarios en whatsapp.  Esta actividad me está estimulando positívamente.  Me está ayudando a revisar lo viejo y tirar lo sobrante.  También en reactivar cuerpo, mente y espíritu y de esta manera, ejecutar de una vez proyectos atascados o que estaban en el limbo.  Y por último, nuevas actividades que resultan estimulantes y enriquecedoras.  En definitiva un conjunto estimulante que motiva y reactiva.  Muy muy bien, muy recomendable.  Obviamente no todos los estímulos tienen el mismo impacto, aunque en conjunto es realmente interesante.  Muchas gracias.
Asistí a un taller de seducción que estuvo muy bien, en parte para afianzar y reafirmar lo ya aprendido, en parte para tener un correcto análisis y para evitar errores.  También la manera suave aunque decidida de incentivar de Sonia estuvo muy bien.  Te lo agradezco”.

 Juan.  San Sebastián.  46 años.  Ejecutivo de empresa.
“Es difícil encontrar profesionales en este mundo que además de su buena práctica, ofrezcan cercanía y escucha.  Este es el caso de Sonia, mi experiencia en diferentes sesiones realizadas me han ayudado a reflexionar, a poder ver el mundo de nuevo como una oportunidad, a poder identificarme para poder sacar lo mejor de mi y lo que es mejor de todo, a aprender a sonreír de nuevo a la vida… Gracias Sonia por escucharme, ayudarme, orientarme y sobre todo hacerlo desde la cercanía…”