Testimonios


Testimonios

Os dejo algunos de los testimonios que me han hecho el honor de enviarme,
algunas de las personas que han trabajado conmigo
y las que lo siguen haciendo.

 

Gracias a tod@s y un abrazo,

SONIA PASCUAL
Coach emocional

 

Rubén.  Pamplona.  29 años.  Mando intermedio de empresa.
“A mi me gustó mucho una frase que me dijiste… Rubén, no voy a dejar que te vengas abajo!
Yo acudí a Sonia tras un episodio de estrés laboral continuado.  Cada día de trabajo aparecía como interminable, no tenía motivación, todo lo veía mal.  Sonia, enseguida, visualizo mi problema:  no había puesto límites.  Me enseño a pensar primero en mi, a regar todos los días mi autoestima, a perseverar, a poner limites a lo que no quiero hacer.  Todo ello bajo una postura de acercamiento a mi empresa, de dar oportunidad al cambio, lejos de la postura a la defensiva que yo tenía.  A día de hoy puedo decir que entro y salgo del trabajo satisfecho conmigo mismo y con una sonrisa en la cara”.

Gorka.  Pamplona.  37 años.  Directivo de empresa.
“Para mi destaca de ti en primer lugar la persona, por la cercanía, naturalidad y sensación de que se puede confiar en ti para poder abrirnos.  Y en segundo lugar  y no menos importante por lo que se trata, la profesional:  el dar en la tecla que nos hace descubrir y redescubrirnos a nosotros mismos para trabajar y mejorar nuestras aptitudes y actitudes en aras a acercarnos a la felicidad y a una vida más plena, solo es posible con alguien que sabe de lo que habla y que sabe llegar hasta dar con esa tecla y ponernos en el camino.  Y esa eres tú.  Además de predicar con el ejemplo…”

Iosu.  Pamplona.  39 años.  Gerente de empresa.
“Sonia es inteligente, simpática, agradable, observadora y perspicaz.  Me ha ayudado a ver que lo importante no es lo que nos rodea y pasa en el exterior, sino que es uno mismo el protagonista de su vida y de cómo la quiere vivir”.

Jone.  Pamplona.  33 años.  Mando intermedio de empresa.
“Tus cualidades son tu cercanía, positividad y perseverancia que han sido de gran ejemplo y me has acompañado como una gran amiga en mi camino al cambio.  Te lo agradezco mucho.  Para mi, haber contado con tu ayuda y experiencia supuso una nueva visión, un cambio de perspectiva y me abriste los ojos a la positividad.
Eres una gran persona Sonia, nada ni nadie podrá tumbar tu gran vocación”.

Irantzu.  Bilbao.  43 años.  Encargada de departamento.
“Cuando te conocí y me explicaste cuál era tu trabajo, he de reconocer que era totalmente escéptica sobre tu labor.  De hecho tuve que pensarlo y meditar antes de decidirme a probar.  Lo que más me llamaba la atención era la fe en mi que transmitías cuando apenas me conocías.  Ahora que llevo un tiempo trabajando contigo, puedo decirte que tengo una voz interior día a día más fuerte y clara, así como una actitud más abierta y positiva.  No es un camino fácil aunque siempre consigues ver algo positivo incluso en aquellos ejercicios que me cuestan.  Puedo decirte que tienes la capacidad de ver en mi cosas en las que yo no confiaba y poco a poco las estas consiguiendo reforzar.  Puedo resaltar tu confianza en las potencialidades, que yo no veía y tu apoyo constante”.

Victor.  San Sebastián.  44 años.  Gerente de empresa.
“Estoy realizando los impactos diarios en whatsapp.  Esta actividad me está estimulando positívamente.  Me está ayudando a revisar lo viejo y tirar lo sobrante.  También en reactivar cuerpo, mente y espíritu y de esta manera, ejecutar de una vez proyectos atascados o que estaban en el limbo.  Y por último, nuevas actividades que resultan estimulantes y enriquecedoras.  En definitiva un conjunto estimulante que motiva y reactiva.  Muy muy bien, muy recomendable.  Obviamente no todos los estímulos tienen el mismo impacto, aunque en conjunto es realmente interesante.  Muchas gracias.
Asistí a un taller de seducción que estuvo muy bien, en parte para afianzar y reafirmar lo ya aprendido, en parte para tener un correcto análisis y para evitar errores.  También la manera suave aunque decidida de incentivar de Sonia estuvo muy bien.  Te lo agradezco”.

 Juan.  San Sebastián.  46 años.  Ejecutivo de empresa.
“Es difícil encontrar profesionales en este mundo que además de su buena práctica, ofrezcan cercanía y escucha.  Este es el caso de Sonia, mi experiencia en diferentes sesiones realizadas me han ayudado a reflexionar, a poder ver el mundo de nuevo como una oportunidad, a poder identificarme para poder sacar lo mejor de mi y lo que es mejor de todo, a aprender a sonreír de nuevo a la vida… Gracias Sonia por escucharme, ayudarme, orientarme y sobre todo hacerlo desde la cercanía…”